Por Lourdes Guada / abril 08, 2014 / Cambios Fiscales / Sin Comentarios

 

La informalidad es un fenómeno que aqueja a la economía a nivel global. Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) genera entre la mitad y las tres cuartas partes del empleo en los países en desarrollo. En América Latina, representa más del 50 %.

En el caso particular de nuestro país, de 118 millones de habitantes, 53 conforman la Población Económicamente Activa (PEA) y de ellos, 29. 6 millones pertenecen al sector o a la economía informal, según cifras del INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía); lo que se traduce en una proporción de 6 por cada 10 mexicanos que reciben ingresos.

Ante el primer planteamiento, surgen algunas interrogantes generales…

¿Qué es Economía Informal?

Podemos decir que es el conjunto de actividades económicas desarrolladas por los trabajadores y las unidades económicas que, tanto en la legislación como en la práctica, están insuficientemente contempladas.

¿Qué es Informalidad?

La informalidad es un fenómeno muy amplio, el cual ha sido motivo de numerosos debates sobre su definición y causas, existiendo cierto consenso en que debe ser considerada “Bidimensional”.

En este sentido, la primera dimensión estaría dada por el tipo o naturaleza del negocio (cuando se dedica a la producción de bienes o servicios para el mercado, operando a partir de los recursos de un hogar y sin llevar registros contables). Ésta se corresponde con las actividades o los negocios en pequeña escala que no se encuentran registrados.

La segunda, referida a la perspectiva laboral (todo trabajo que se esté realizando sin contar con el amparo del marco legal, con independencia de que el negocio para el que se prestan los servicios sea una empresa o negocio no registrado). Ello se considera empleo informal por el que no se reciben las prestaciones de ley.

¿Cuáles son sus causas?

Entre sus causas están:

  • La falta decrecimiento económico que impide que el sector formal sea capaz de expandirse para absorber a las personas que integran a la oferta laboral (el sector informal es utilizado como alternativa por las personas que no logran insertarse en el sector formal);
  • El marco legal (las regulaciones en ocasiones propician que las empresas busquen abaratar costos, utilizando formas de contratación “baratas” que no proveen a los empleados de seguridad social);
  • La política social;
  • La apertura comercial y la globalización (la expansión de grandes empresas ha puesto en desventaja a las pequeñas y medianas empresas que, para “subsistir”, operan en la informalidad);
  • La falta de crédito comercial (muchos bancos se han caracterizado por no aprobar financiamiento a los pequeños negocios, limitando el acceso a créditos que les permitan mejorar sus condiciones, expandirse o tener mayor capacidad de respuesta; y en caso de obtenerlos, les aplican tasas de interés muy altas).

Como puede apreciarse, la informalidad es una cuestión multifactorial; por lo que se necesitan muchos esfuerzos para poder abatirla y tratar de que la población se encuentre en mejores condiciones.

En México, como en el resto de América Latina, se ha vuelto un problema estructural pues ha sido vista como una alternativa para reducir las presiones sobre el mercado laboral formal; bajo la cual los desempleados han podido encontrar una fuente de recursos para el sustento familiar. También ha incidido la exclusión voluntaria incentivada por determinados factores políticos, económicos y sociales; así como las causas del subdesarrollo como modelo económico reflejadas en los índices de pobreza, el bajo desempeño educativo y el fuerte dinamismo en el crecimiento de la P.E.A.

¿Cómo afecta ser informal?

Al ser informal no se tiene acceso a las garantías y derechos básicos como la Seguridad Social, el Fondo para Retiro, elFondo para la Vivienda, etc.; se restringe el acceso a fuentes formales de crédito y a otras prestaciones de ley.

El que alguien no cuente con acceso a las instituciones públicas de salud, implica que sus dependientes económicos tampoco lo tengan. Muchas familias mexicanas (63 de cada 100) reciben menos de 4 mil pesos mensuales y otras, menos de un salario mínimo mensual (27 de cada 100)… ¿se imaginan que recibiendo ingresos tan bajos, tengan que acudir a la salud privada por no tener acceso al seguro social?

¿Qué hacer para resolver esta situación?

Si la formalidad se basa en las mejoras al marco regulatorio, ofreciendo facilidades, y en la calidad y disponibilidad de los servicios públicos, garantizando la igualdad de acceso a los mismos, ésta será la vía para que las personas puedan resolver la situación.

Para apoyarlas, el gobierno aprobó la creación del Nuevo Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), por el que pueden optar disfrutando de los beneficios y facilidades que se ofrecen, entre los que destacan:

  • Acceso a servicios básicos de seguridad social, fondo de retiro y para la vivienda; mejorando así la calidad de vida.
  • Obtención de créditos para invertir en sus negocios, con tasas mínimas de interés.
  • Significativos descuentos en el pago de impuestos. En el primer año no pagarán y en el segundo, comenzarán pagando el 10 % de la tasa aprobada, incrementándose paulatinamente cada año.
  • Deducción de gastos.
  • No se emitirá una factura por cada venta que se realice; sino una factura global, decidiendo cómo confeccionarla (diaria, semanal, quincenal, mensual o bimestral). Deberá llevarse un cuaderno con el control de los ingresos o ventas del período.

El tránsito de 10 años por el nuevo régimen se ha previsto para que en ese tiempo se pueda alcanzar la madurez necesaria; bien como empresario o como contribuyente.

La decisión de migrar a la formalidad será de cada persona, de manera individual. Sólo deben evaluarse las dos vertientes que hoy se presentan y elegir qué camino tomar, de acuerdo a las expectativas que se tengan.

En tal sentido, recomendamos tener presente que:

  • La informalidad puede conllevar a ser siempre un pequeño comerciante, sin poder ampliar el negocio; sin establecer relaciones comerciales con empresas.
  • El RIF abre las puertas al desarrollo, al crecimiento comercial y a la competitividad, aunado a los beneficios que se reciben al incorporarse a la formalidad; es una ventana de oportunidad para migrar sin incrementar los costos y de manera gradual.

 

…La informalidad es un escenario adverso para quienes viven en ella…

 

Y tú, ¿qué decides?

¿Disfrutarás de los beneficios de ser formal?

Haz un comentario