Por Lourdes Guada / diciembre 20, 2013 / Cambios Fiscales / Sin Comentarios

Antecedentes

El presente año ha registrado un incremento del número de contribuyentes que emiten sus comprobantes fiscales por medios electrónicos haciendo uso, de acuerdo con las características de sus negocios, de las diversas modalidades que conforme a las disposiciones fiscales han estado vigentes:

     a) CFD (Factura electrónica por medios propios)

     b) CFDI (Factura electrónica a través de internet)

     c) CBB (Facturación en papel)

El Servicio de Administración Tributaria (SAT), en las últimas estadísticas publicadas reportó que de 2005 a octubre de 2013: 911 mil 950 contribuyentes han optado por el esquema de facturación electrónica, de los cuales 155 mil 280 emiten CFD´s. Por otra parte, otros 2 millones 782 mil 454 expiden Comprobantes Impresos con CBB.

Pero, si tenemos en cuenta que en el transcurso del año se han dictado algunas reglas de carácter general cuya entrada en vigor se encuentra pendiente y sumamos a ello la aprobación de las leyes que conformarán el paquete fiscal para 2014, coincidiremos en que estas cifras se modificarán significativamente

Problemática

Se avecina el fin del año 2013 y con él se pondrán en práctica nuevas normativas en torno a la facturación electrónica; unas definidas en la primera mitad del año para implementarlas en enero de 2014 y otras recientemente aprobadas como parte de la Reforma Hacendaria que lleva a cabo el Gobierno Federal, las que serán aplicables a partir de la misma fecha.

Termina el plazo otorgado para el uso de la facturación por medios propios (CFD) y se determina que los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet serán los únicos con validez fiscal para deducir impuestos, por lo que se elimina radicalmente el uso de las Facturas Impresas con CBB.

También se realizan modificaciones a los regímenes fiscales especiales, entre los que se encuentra el Régimen de los Pequeños Contribuyentes (REPECOS).

...¿Qué traen consigo estas modificaciones? ....

Repercusión

En concordancia con las modificaciones realizadas al Código Fiscal de la Federación (CFF) relacionadas con los Comprobantes Fiscales y al establecerse que los CFDI´s serán los únicos deducibles en 2014:

  • Aproximadamente 2.8 millones de Personas Físicas y Pymes que utilizan la facturación en papel, deberán adoptar el esquema.
  • 0.1 millón que hoy factura por medios propios estará obligado a realizar el cambio.
  • Alrededor de 2.3 millones de Pequeños Contribuyentes tendrán que comenzar a emitir y recibir facturas electrónicas.
  • Se incrementará el número de comprobantes fiscales digitales emitidos (8 mil 979 millones 137 mil 502 hasta el 31-10-2013), así como el número de contribuyentes que se darán de alta en el RFC, dado que todos los empleadores o patrones tendrán que emitir Recibos de Nóminas en la modalidad de CFDI a cada uno de sus empleados o subordinados.

¿Cómo actuar ante los venideros cambios?

Una de las mayores dificultades que afrontamos cotidianamente las personas es la de poder cambiar nuestros pensamientos, actitudes, comportamientos o conceptos. En general, nos cuesta mucho pensar positivamente antes los cambios; aunque éstos sean para mejorar. Nos negamos a adaptarnos a las transformaciones por creer que serán difíciles y costosas.

Es cierto que en ocasiones llegan de manera inminente, imperiosa y hacen que entremos en una etapa de inseguridad e incertidumbre sobre lo que vendrá; provocando desequilibrio e inestabilidad. Sin embargo, la dinámica de mejora y optimización de los procesos que predomina en la economía actual, propicia el tránsito hacia una situación futura de equilibrio; por lo que la posibilidad de éxito se convierte en algo tangible, concreto, real.

Es cierto que en ocasiones llegan de manera inminente, imperiosa y hacen que entremos en una etapa de inseguridad e incertidumbre sobre lo que vendrá; provocando desequilibrio e inestabilidad. Sin embargo, la dinámica de mejora y optimización de los procesos que predomina en la economía actual, propicia el tránsito hacia una situación futura de equilibrio; por lo que la posibilidad de éxito se convierte en algo tangible, concreto, real.

La migración a la facturación electrónica no está alejada de esto; por eso antes de reaccionar negativamente, debemos evaluar sus beneficios:

  • Es muy fácil de usar, pues para implementarla no se requiere instalar un software o programa de manera local. Con tener únicamente una computadora con conexión a internet ya se puede facturar.
  • No hay que invertir en compra de equipamiento, ni licencias de uso de la aplicación.
  • Permite generar los comprobantes desde cualquier lugar y hora, haciendo uso de dispositivos móviles.
  • Se traduce en un importante ahorro, ya que no se incurre en gastos de papel ni mensajería; se reduce el tiempo de emisión y gestión de las facturas; así como se disminuyen los costos de almacenamiento al realizarse en forma automatizada; etc.
  • Permite introducir datos y crear catálogos de clientes, productos, servicios y trabajadores, no teniendo que capturar dos veces la misma información.
  • Si se emiten facturas por servicios recurrentes; es decir, que se repitan periódicamente, se pueden crear y guardar plantillas de facturas y sólo actualizar lo referente al monto y la fecha.
  • Se firman con el Sello del SAT, lo que garantiza la autenticidad de los documentos que se emiten y reciben.
  • Garantiza la protección de datos y la seguridad de la información.
  • Contribuye a un mejor control operativo del negocio.
  • Permite que se puedan generar las declaraciones de impuestos de manera automática.
  • Y lo más importante, se podrán deducir los impuestos.

 

No se han establecido disposiciones que posterguen la entrada en vigor de esta obligación, pero el SAT mediante las reglas de carácter general, dará algunas facilidades para hacer más viable el proceso de incorporación al esquema de facturación electrónica. Un ejemplo de ello es que las personas físicas sólo requerirán contar con su RFC y con la Firma Electrónica Avanzada (FIEL) para emitir sus facturas. Además se ha diseñado un nuevo Sistema de Registro Fiscal, vía internet en el sitio del SAT para que puedan registrar sus ingresos y gastos al final del día, lo que podrá considerarse como una factura global.

La alternativa para los contribuyentes será realizar el cambio buscando la mejor opción, la que deberán elegir dependiendo de sus necesidades y requerimientos. En este sentido, podrán optar por utilizar el Servicio Gratuito que ofrece el SAT o contratar los servicios de un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC) para generar sus CFDI´s; en los que también se incluyen los recibos de nóminas.  

Los PAC deberán tener una infraestructura robusta para ofrecer este servicio a los contribuyentes, dado el considerable incremento que las cifras tendrán.

MYSuite, como Proveedor Autorizado de Certificación, está preparado tecnológicamente para asumir estos cambios y recibir a los nuevos contribuyentes. Nuestra plataforma de servicios incluye la emisión, recepción, validación, resguardo y distribución automática de facturas, tanto en línea (vía web) como desde cualquier Sistema Administrativo o ERP. Igualmente ofrecemos el servicio de sólo timbrado de comprobantes fiscales.  

El sistema es sencillo, amigable y fácil de usar. Estaremos operando en la fecha prevista con el complemento nómina para CFDI. Nuestros especialistas te ofrecerán atención personalizada; te capacitarán y guiarán en la emisión de tus facturas.

Haz un comentario