Por Lourdes Guada / septiembre 17, 2014 / Cambios Fiscales / Sin Comentarios

A partir de enero-2015, cumplir y ser formal será más fácil y sencillo, pues se ha concebido la creación de un Sistema Simplificado  dentro del Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), donde se brindan más facilidades para ser parte de la formalidad; ofreciéndose mayores beneficios para que los negocios crezcan.

 

Como requisitos primordiales para pertenecer y permanecer en éste se deberán tener ingresos anuales menores a 100 mil pesos e inscribirse en el RIF, eligiendo la opción “Sistema Simplificado”.

 

Luego, una sola vez cada 2 meses, se declararán los ingresos por las ventas al público en general y los gastos en la operación del negocio; cuya diferencia representará la ganancia o utilidad obtenida y sobre ese valor se pagará el Impuesto Sobre la Renta (ISR) que corresponda, destacando que seguirán aplicándose los descuentos en el pago del ISR:

 

100 % en el primer año, 90 % en el segundo, 80 % en el tercero y así en los subsiguientes, hasta completar 10 años; con un 10 % de reducción en ese último año.

 

Es importante resaltar que si en el negocio no se expiden facturas, se reportan las ventas globales y se obtienen ingresos anuales menores a 100 mil pesos NO se pagará IVA ni IEPS. Pero, debe tenerse en cuenta que  si se emiten facturas, éstas NO entran en el esquema  y se deberán trasladar los impuestos que apliquen a las transacciones.

Pertenecer al sistema simplificado es opcional. Las declaraciones podrán realizarse por internet, o acudiendo a cualquier oficina o módulo de atención.

 

Se tendrá acceso a todos los beneficios de la formalidad:

 

Crédito para la vivienda: con éste se podrá adquirir una casa, construirla o remodelar la que se tenga, por medio de crédito del INFONAVIT o de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF). Se tendrán las mejores condiciones de préstamo del mercado para poder construir un patrimonio, sin afectar tanto la economía personal y familiar.

 

Con el crédito INFONAVIT  se podrán refinanciar créditos hipotecarios y el gobierno otorgará un subsidio de una parte de los pagos hipotecarios. (Se comienzan a ahorrar aportaciones bimestrales por al menos 4 bimestres si se tiene un patrón, o por 7 si no se tiene relación laboral). Entonces se tendrá acceso al crédito, con la posibilidad de tomar la decisión personal de cuánto se quiera aportar para la vivienda y el monto del crédito.

 

A través de la SHF, puede recibirse un crédito de acuerdo a la capacidad de pago y se tendrá derecho a una condonación de pago mensual (una vez cada año, durante la vida del crédito).

 

Salud y Seguridad Social: se tendrá acceso a estos servicios con el  IMSS, incluyendo a la familia. El alta será con una cuota preferencial con descuentos hasta por 10 años.

 

Las prestaciones para los patrones y autoempleados son: servicio de enfermedades y maternidad, invalidez y vida, retiro y vejez, así como seguro de riesgo de trabajo.

 

Por su parte los trabajadores, además de las anteriores, recibirán servicio de cesantía en edad avanzada, guardería para el cuidado de los hijos y otras prestaciones sociales como pensión por viudez o por orfandad.

 

También, los patrones tendrán descuento en los pagos de las cuotas de sus trabajadores (subsidiadas al 50 %).

 

Al ser formal se contará con seguridad para el futuro; se podrá ahorra y tener un apoyo del gobierno para cuando se decida dejar de realizar la actividad económica, se esté protegido por una pensión; incluyendo la protección en caso de accidente o enfermedad con incapacidad para continuar trabajando.

 

Apoyo para el negocio: puede solicitarse apoyo económico de parte del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) para mejorar adquiriendo equipos para el negocio, mobiliario básico, mercancías, o remodelarlo. (Debes solicitar facturas de tus compras y enviarlas al INADEM a través de su portal de internet).

 

Financiamiento para la empresa: pueden recibirse créditos de hasta 50, 000 pesos, de 20, 000 a 250, 000 y de 20, 000 a 300, 000 pesos; a través de Nacional Financieradependiendo del tiempo de operación del negocio, si se cuenta o no con información financiera y con establecimiento fijo.

 

Crédito al Consumo: mediante el Fondo Nacional de Consumo a los Trabajadores (FONACOT), podrán solicitarse créditos para ser destinados a la obtención de electrónicos, paquetes turísticos, muebles y electrodomésticos, atención médica, etc.

 

Como apoyo aplicarán tasas desde el 10 %, plazo de hasta 90 días para realizar el primer pago, 6 mensualidades sin cobro de anualidades, avales, ni fiadores y no se exigirá experiencia crediticia.

 

 

Ya ves… ¡Ser Formal Conviene!

 

Acércate a la Oficina o  Módulo de Atención al RIF  más cercano

(Para consultar la información da clic sobre tu demarcación en el mapa),

o llama al 01 800 FORMAL 1 para recibir asesoría o  más información.

Haz un comentario