Por Lourdes Guada / octubre 12, 2016 / Cumplimiento Fiscal / Sin Comentarios

Las auditorías electrónicas: una forma más de revisión para verificar y facilitar el cumplimiento de obligaciones.

 

Con colaboración de Luis Berumen.

Un año después de que el Servicio de Administración Tributaría (SAT) ratificara el procedimiento para realizar las auditorías electrónicas, el pasado mes de septiembre, comenzaron las primeras revisiones aplicando este sistema.

Las mismas se enfocan en irregularidades que la autoridad fiscal considera pueden ser aclaradas o corregidas por medios electrónicos, tales como: Omisión de pagos, Ingresos omitidos, Determinación incorrecta de pagos provisionales y/o enteros de retención, Deducciones o acreditamientos indebidos, entre otros; y consisten en verificar conceptos o partidas específicas, a través de los mencionados medios, iniciando con un aviso al correo electrónico del contribuyente donde se le informa que tiene una notificación en su buzón tributario; la que deberá consultar dentro de los 3 días siguientes a haberla recibido, pues de lo contrario al cuarto día se tendrá por enterado, aun cuando no se hayan abierto los documentos enviados por la autoridad.

A partir de ese momento, se otorga un plazo (según el artículo 53-B del CFF) de 15 días hábiles para: la aportación de argumentos, documentación o pruebas que permitan aclarar cualquier presunta irregularidad, o bien desvirtuar las observaciones; corregir la situación mediante la presentación de declaraciones complementarias y la realización de los pagos correspondientes; o tramitar un acuerdo conclusivo a través de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon).

Adicional, el SAT puede solicitar el envío de más documentación y/o pruebas para la aclaración de la irregularidad (mediante un segundo requerimiento y 10 días para responder); y si no se responde o se hacen las aclaraciones pertinentes, la autoridad determinará un crédito fiscal.

Hasta la fecha se han iniciado cerca de setecientas y se prevé finalizar el ejercicio fiscal 2016 con aproximadamente unas 3 mil; teniendo en cuenta que son consideradas un esquema práctico y funcional  para la corrección de la situación fiscal y que reducen  notoriamente los plazos de ejecución de 1½ años  (en una auditoría tradicional) a 4 meses como máximo; además de que marcan otras visibles ventajas como:

  • Se hacen sobre rubros específicos y NO sobre todas las operaciones como en el caso de las auditorías tradicionales.
  • Disminuyen tiempos y costos de atención: puede atenderse la auditoría sin acudir de manera presencial (ante aclaraciones y/o requerimientos) a las oficinas del SAT.
  • Al utilizarse el Buzón Tributario como vía o canal de comunicación - desde la notificación hasta la conclusión-, la interacción con la autoridad es más rápida y eficiente; haciendo que el proceso sea ágil y transparente.

Es importante considerar que estas auditorías electrónicas, aunque están básicamente orientadas a quienes tengan antecedentes de irregularidades tributarias, pueden aplicar a todos los contribuyentes; siendo un mecanismo eficaz para esclarecer discrepancias con el fisco, en el corto plazo que se establece, sólo si se dispone de la información en forma electrónica; ya que de no ser así, dicho plazo se extendería un año o más, al ser ineludible la ejecución de una auditoría física (revisión de gabinete o visita domiciliaria).

En tal sentido, al ser cada vez más exigible el uso de documentos digitales para amparar las operaciones y evidenciar el cumplimiento fiscal, es muy factible contar con un sistema automatizado de administración de documentos electrónicos que permita analizar la información de origen y destino; cotejando lo que está en manos de la empresa con lo que tiene la autoridad, mediante un proceso de consulta, gestión y conciliación que se efectúe siguiendo procedimientos y estándares que garantizan la confidencialidad y protección de los datos. 

Si, como Contribuyente,  requieres implementar una solución que te permita identificar de manera oportuna riesgos inherentes al control de documentos, que puedan derivar en un incumplimiento fiscal, no dudes en contactarnos.

MYSuite  como tu aliado estratégico, con más de 10 años de experiencia en la gestión de documentos electrónicos, te da la solución  -a la medida de tu negocio-  para automatizar tus operaciones fiscales y tener el control; estando siempre preparado en las auditorías electrónicas.

 

 

Ten presente que el éxito es la suma de los todos los esfuerzos; por lo que

“Tus logros serán el resultado del esfuerzo combinado de tu empresa con MYSuite”

 

 

Haz un comentario